Trentemøller, un artista en expansión

Hablar de Anders Trentemøller es hacer referencia a muchos artistas y corrientes musicales, no es un artista que haya seguido un sólo camino dentro de la industria, sino que ha diversificado su proceso creativo por diversas geografías sonoras, cosa que se agradece, desde la parte del que escucha; ya que con el paso de los años nos ha alimentado, brindándonos herramientas para musicalizar nuestras bandas sonoras cotidianas.

Quizás todos lo conocimos en su faceta de DJ, en aquellos prometedores inicios de los dos miles, o a través de sus colaboraciones con cantantes o grupos de música electrónica. Pero también lo conocimos en su faceta mas introspectiva, más orgánica, de músico y no tanto de productor electrónico. El caso es que independientemente la forma de vínculo con el artista, lo que perdura es la sensibilidad que transmite en cualquier de sus trabajos. En otras palabras Trentemøller ayuda a crear verdaderos manojos de emociones a través de sus sonidos.

A principios de este año, Anders mostró signos de vida, luego del letargo mundial por la pandemia de COVID-19, anunciando “Memoria” su última producción de estudio. Un disco que de entrada, está catalogado como Pop, pero que al transcurrir sus 14 tracks, nos damos cuenta que esa categoría le genera el mayor de sus obstáculos. Si bien, en términos generales el sonido base suena a pop, por liviano y digerible, lo interesante es que tras ese sonido se encuentran capas y capas de atmósferas, de propuestas complejas de composición, y de una verdadera propuesta estética del músico. “Memoria” es un hilo conductor que te lleva a profundidades insospechadas, muy al estilo de la banda Low, muy a la manera de Beach House, con la cadencia casi irritante del  Shoegaze, pero con el estilo inconfundible de Trentemøller.

Pero oh ¡sorpresa! esta producción también tiene ese guiño de la electrónica de vanguardia que siempre ha caracterizado al productor y DJ. “Glow” es la bocanada para la pista de baile,  que propone este disco, es un sube y baja emocional distorsionado que siempre te mantiene moviendo el cuerpo, al más puro estilo de Anders; pero que no suelta las guitarras atmosféricas que caracterizan a todo el disco.

Este disco es una pieza completa que no se puede ver o analizar de manera individual, no puede ser visto por sus partes, sino como una pieza conceptual. Cuesta trabajo, sí, pero es la única forma para dimensionar su calidad y su importancia. El sonido desarrollado en este material es alimento sumamente energético para la escena internacional, para comprender que las fronteras musicales se estrechan, derribando categorías y rompiendo oídos puristas; pues en cada uno de los 14 tracks podremos encontrar los motivos de su creador.

Más tendencias

WRadio Morelos Copyright © 2022. Todos Los Derechos Reservados